Celibato, el tabú del siglo XXI

| |


celibato
Vivimos en el siglo XXI y como mujeres, eso es algo para celebrar. La lucha de nuestras antepasadas ha logrado que nosotras podamos disfrutar de una era de liberación laboral, social y sexual.

Aunque el machismo no se ha disminuido por completo e inclusive sigue muy latente en varios países, la mujer nunca ha disfrutado de tanta libertad como ahora, una era en la cual puede desplazarse (o al menos intentar hacerlo) en campos laborales que antes se veían exclusivos para hombres, tomar sus propias decisiones e inclusive disfrutar de poder ser sexualmente activa con varios compañeros.

¿Pero esta libertad sexual ha generado nuevos tabús? ¿Estamos en una era en donde "no ser lo suficientemente liberal" está tan mal visto como "ser demasiado liberal" hace unas décadas atrás?

Quizás es por el simple hecho de que nos da culpa no aprovechar todas las posibilidades que nos ha brindado el feminismo o simplemente queremos estar a la par de esas jóvenes chicas salvajes que bombardean la TV y la web y los medios nos aseguran que "eso es cool", pero hoy en día el celibato no es apreciado. A decir verdad, al leer varios comentarios en la web sobre el tema, algunas personas hasta lo perciben como una traición de las mujeres...hacia su propio genero.

Pero la realidad es que por más que la sociedad mire con decepción a las mujeres célibes, estas existen. Algunas son vírgenes, otras no. Algunas planificaron vivir así y a otras simplemente se encontraron con este estilo de vida en determinado momento de su vida.

Pero más que analizar por que y como una mujer se vuelve célibe, quisiera plantear una pregunta ¿Hay algo más feminista que una mujer tomando sus propias decisiones? Si pusiéramos a una mujer promiscua y a una célibe veríamos que ambas tienen algo en común: Son dos mujeres tomando decisiones sobre su propia vida sexual. Y podemos no estar de acuerdo con estos caminos ni querer incorporarlos en nuestras vidas, pero quizás la verdadera traición no esta en elegir un estilo de vida u otro. Quizás la verdadera traición a nuestro genero sucede cuando juzgamos a otra mujer por sus propias decisiones. Y tomar decisiones (siempre cuando no perjudiquen a otros seres vivos) es nuestro derecho, un derecho que como sabemos, llevo décadas de lucha.

0 comentarios:

Publicar un comentario