Piercing corset

| |


piercing corset
Desde su éxito masivo en los años 90s, el arte corporal ha ido evolucionando y siendo utilizado de maneras más inusuales (y a veces dolorosas).

Un ejemplo de esto es el piercing corset. Un estilo de piercings que se fue popularizando en la ultima década y que combina una serie de aros en la espaldas, piernas, costillas o cuello para generar la ilusión de que esa zona está encorsetada.

Aunque se puede realizar en varias zonas del cuerpo que se mantengan planas, el piercing corset se encuentra comúnmente a lo largo de la espalda como muestra esta foto. Para dar un look de corset, se aplica varios aros de manera paralela en cada costado de la espalda y luego se les atraviesa una cinta de raso que se anuda por debajo del ultimo par de piercings.

Aunque varias personas desean realizar este procedimiento e irse de la tienda con el piercing corset ya enlazado, es mejor esperar a que sane por completo los aros ya quela cinta genera molestias y tensión en la piel, lo cual puede retrasar el proceso de curación de las perforaciones.

Justamente esto ultimo es uno de los problemas del piercing corset. Debido a que se utilizan tantos aros y usualmente es zonas expuestas al roce como la espalda, el cuello o la parte trasera de las piernas, es muy difícil que este tipo de perforaciones sanen correctamente.

Algo que muchos han criticado es que las imágenes que se toman de este tipo de piercing suelen ser retocadas con Photoshop para eliminar las marcas rojas e hinchazón que rodean a los aros. También se ha señalado que se toman las fotografías ni bien se realiza el piercing corset ya que de esta manera no se llega a ver toda la inflamación.

0 comentarios:

Publicar un comentario