Exfoliante natural de tomate

| |


jugo de tomate
Para hacer este exfoliante natural solo necesitas 2 cosas: Jugo de tomate y un poco de algodón.

Compra jugo de tomate natural (o hazlo tu misma si tienes una juguera) y empapa el algodón con la bebida.

Luego pásalo por todo tu rostro, menos la zona de los ojos, y deja reposar el jugo por 10 minutos. Una vez pasado el tiempo, enjuaga tu cara con agua.

La razón por la cual el tomate funciona en la piel es porque tiene licopeno, un antioxidante, y un agente exfoliante llamado acido lactico.

Esta combinación de sustancias produce que los poros se reduzcan en tamaño y se mantenga la piel libre de granitos, pero debido a que el tomate es muy fuerte, no se debe utilizar este exfoliante natural en pieles sensibles o en aquellas personas alergicas a este alimento.

0 comentarios:

Publicar un comentario